Me interesa el deporte de escalar, pero se me hace intimidante.

Recuerdo el día que aprendí a escalar, y yo sé que muchos otros también, porque para la mayoría de los escaladores marca un momento importante en sus vidas. Un antes y un después, casi como el antes y después de Cristo, porque define un cambio radical, un parteaguas en sus vidas.

Es una etapa increíble, ya que te sumerges en un mundo nuevo, una nueva cultura, un nuevo idioma, una nueva comunidad, y lo que es mejor, una nueva filosofía de vida.


Pero ahí no termina la aventura de escalar, porque es un deporte que te lleva a distintos lugares, a vivir un sinfín de experiencias que te ayudan a subir niveles, arrasar límites y conocer más de ti.


La escalada en roca puede parecer muy intimidante, pero en realidad no lo es.


Tres razones:

  1. Todos pueden practicarla.
  2. Las caídas son controladas, no creas que vas a caer a un abismo.
  3. Dentro de la escalada hay grados en las rutas. No empiezas escalando lo que ves en Natgeo.

El mismo escalador dice qué tan intensa quiere que sea la práctica de este deporte, por eso no te sientas presionado a escalar grados más difíciles, tómate tu tiempo. En realidad, lo importante es apoyar a que cada escalador logre sus metas personales y que, a su vez, disfrute de la convivencia.

Si pensamos en la historia del deporte, hoy en día es más fácil aprender y practicarlo. Ahora existen gimnasios, equipos especializados y rutas seguras en parques naturales donde tú puedes practicar la escalada.
Sin más rodeos, creo que lo importante es recordar que alguna vez todos fuimos nuevos en este deporte y que no debemos sentirnos apenados a ser el nuevo. Mejor celebremos que estás aquí y que quieres aprender, así que tengamos una actitud positiva y contagiémosla para que los demás se animen a ser “el nuevo” en otras cosas.

Nos vemos en Sierra®.
Javier Diaz

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *