Antes de ser seres racionales, somos seres cognitivos.

Es simple, para que tú puedas contar con ciertas pautas básicas que te hacen ser una persona funcional en tu día a día (dar cariño a tus seres cercanos, responder con desagrado ante un estímulo aversivo, ir con gusto a ese trabajo que disfrutas, etc.) antes necesitamos contar con ciertos procesos que desarrollamos desde que nacemos, y estimulamos hasta antes de morir.


¿A qué procesos me refiero?

Bueno, para ir por la vida necesitamos procesar la información que nos brinda el medio usando nuestros sentidos, a su vez, esa información necesita seleccionarse para ser desechada o almacenada en determinado momento.

Dominios neurocognitivos como:

  • Atención
  • Memoria
  • Función ejecutiva (control consciente de la conducta, asociación de ideas, movimientos y acciones simples orientadas a acciones complejas, diálogo interno, etc.)
  • “Filtro” o cognición social 
  • Lenguaje, etc. 

Un simple “hola” a un ser querido implica todo un proceso de interiorización previo de cómo funciona un fonema y un grafema, un entendimiento social y cultural de lo que expresa esa frase en determinado lenguaje y situación, etc. Para poder haber aprendido todo ello, una persona necesita haber estimulado los dominios neurocognitivos que antes mencioné, asimismo, para cualquier otro tipo de conducta por más sencilla o compleja que parezca.

Afortunadamente, si escogiste el deporte de escalada en sus distintas modalidades (bouldering, deportiva, gran pared, tradicional, etc.) es posible que estimules dichos dominios neurocognitivos que pueden ayudarte a regular tu conducta de una manera más eficiente para tu día a día (trabajo, estudio, etc.). A continuación, en las siguientes líneas describiré algunos de los beneficios de escalar.


¿Desde el punto de vista neurocognitivo qué estimulamos?

Toda acción necesita un control atencional, justo en este momento mientras escribo estas líneas, necesito tener la capacidad de mantener ciertas ideas en mi mente para poder plasmarlas aquí, tomando en cuenta que tengo que estar observando una pantalla y no distraerme de los distintos estímulos que me rodean como el ruido, otras imágenes, etc.

Parece que no, pero los procesos atencionales son muy complejos, esforzarnos por estar en una sola tarea o actividad implica descartar demasiada información que tenemos disponible en el ambiente. ¿Qué tan difícil es para un niño quedarse quieto en su asiento escuchando lo que el maestro le dice?. Para su nivel de desarrollo cognitivo y humano, créeme, es MUY DIFÍCIL. ¿Qué tantas ganas y motivación crees que tiene? a algunos les gustaría estar brincando todo el día y para otros estar ensimismados en su diálogo y pensamientos internos.

Cuando una persona escala, necesitar estar enfocada en el aquí y el ahora, tiene que descartar los demás estímulos innecesarios que no le permiten llegar a su meta, ya sea evitar caer o lograr la ruta con éxito. Esforzándonos en una actividad dinámica, atractiva y divertida como escalar, que implica un nivel de atencional enriquecido, las personas pueden mejorar sus distintos componentes de atención:

  • Selectiva
  • Sostenida
  • Dividida
  • Alternante

Escalando, aunque no parezca, puede ayudarte a estimular tu memoria de múltiples formas: sabes que hacer cierto tipo de movimientos te representa más esfuerzo que otros, reconoces que cierto tipo de agarres o pisaderas son más difíciles que otros para tus capacidades, y aprendes. Memorizar secuencias de movimientos y superar la dificultad de los mismos, implica mejoras neurocognitivas, no sólo físicas. ¿Alguna vez tuviste que aprender una coreografía, una poesía, canción? Ayudaste tu memoria con ello, ¿te gustaría aprenderte una secuencia de movimientos que te lleve con éxito a una cumbre? A mí me fascina.

El concepto de Función Ejecutiva que anteriormente mencioné en los dominios neurocognitivos, puede parecer un poco ambiguo, sin embargo, para el área clínica de la Psicología es de mucha relevancia. Consta de distintos componentes que nos ayudan a dirigir la conducta hacia una meta específica, desarrollamos este tipo de planificación y razonamiento desde que somos niños y lo vamos puliendo con el tiempo.

Las funciones ejecutivas son componentes de la conducta que tienen su asiento biológico en el lóbulo frontal, específicamente en el área prefrontal, los principales son:

  • Memoria de trabajo: es toda la información que necesitamos tener presente para resolver una tarea en el momento. Por ejemplo: vas a la tienda y haces un estimado de lo que debes de gastar, y mientras haces tus compras te das cuenta de que algo se sale de tu presupuesto, esa información que tuviste presente fue tu memoria de trabajo. ¿Te ha pasado que para resolver un conflicto tienes un diálogo interno de ver qué opciones son mejores? También es tu memoria de trabajo.
  • Flexibilidad Cognitiva: es esa capacidad que tenemos de cambiar de respuesta ante algo que usualmente ya aprendimos cómo se hace. Ejemplo: vas en el tráfico y ocurre un accidente y decides utilizar una vía alterna a la que usualmente tomas. Desde niños aprendemos que si tu mamá no te da permiso también puedes preguntarle a papá, aprendimos a ser flexibles. Este tipo de capacidades nos ayudan a resolver problemas de nuestra vida cotidiana cuando se presentan estímulos novedosos.
  • Inhibición: son todos esos procesos que te hace frenar alguna respuesta imperante, en español, es frenar la impulsividad.

¿Qué puedo incluir en mi entrenamiento que no sólo me haga mejor escalador sino que estimule procesos neurocognitivos y psicológicos?

  • Cuando hago resistencia o volumen haciendo travesías:
    • Puedes imponerte que con alguna extremidad en específico (brazo izquierdo, pierna derecha, etc.) no te permitas pisar o tomar algún color específico de agarres o pisadera. Después de terminar determinado número de movimientos, puedes cambiar la lateralidad del ejercicio, si estaba inhibiendo mi brazo izquierdo para tomar agarres verdes, ahora será con el brazo derecho. Esto generará un “switch” neural que estimule el lóbulo prefrontal.
    • En grupos: pueden realizar ejercicios de “2+2”: un usuario aporta dos movimientos en la pared, posteriormente, el siguiente compañero debe repetir esos mismos 2 movimientos y agregar otros 2, el siguiente usuario hará lo mismo hasta que lleguen a un determinado número de movimientos, permitiendo así no sólo hacer resistencia, sino estimular tu memoria.

  • Cuando escalo mi “proyecto”:
    • El miedo, las distracciones y otros factores, usualmente son la causa de que no concretemos nuestras metas cuando escalamos, por ende, te recomiendo que cuando escales tu proyecto puedas seguir algunas recomendaciones:
      • Anota cada uno de los movimientos específicos para cada extremidad, entre mayor sean los detalles, mejor.
      • Cuando lo estés escalando, procura tener un “diálogo interno” en el que te vayas diciendo a ti mismo la secuencia que previamente escribiste y debiste haber memorizado. Esto permitirá una mejor atención selectiva y sostenida.
      • Nombra los agarres o movimientos importantes, esto permitirá que tu memoria los consolide mejor y puedas ejecutar mejor la acción.

Como este tipo de ejercicios puedes inventar otros propios, incluso, si se realizan en personas menores de edad es todavía mejor para fomentar un neurodesarrollo óptimo.

Escalar te traerá muchísimas satisfacciones, bien puede convertirse no sólo en tu deporte, sino en tu pasión. Pero si aunado a todo ello puedes además propiciar un óptimo neurodesarrollo, qué mejor. Está de más incluso mencionar que el deporte y la estimulación neurocognitiva son un factor protector o de reserva para evitar enfermedades neurodegenerativas en la adultez mayor.


Espero estas líneas te sirvan para adherirte a tu deporte y no soltarlo cual si de ello dependiese tu existencia.


Psic. Santiago A. Lazo Freymann

Cédula Profesional: 12306647

Santiago.lazofrey@gmail.com

www.instagram.com/santiagolfreymann

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *